Cámaras de Eco Parte 1 – Polarización en EEUU

En Junio de 2014 Pew Research Center hizo público un estudio donde se mostraban diversos factores que apuntaban a un proceso de polarización en la población de Estados Unidos. El estudio, que abarcaba el periodo comprendido entre 1994 y 2014, estaba basado en más de 10000 encuestas telefónicas y, como ya hemos dicho, mostraba un incremento de la polarización en la población estadounidense. Por ejemplo, podía observarse un desplazamiento ostensible de personas que militaban en el centro político hacia los extremos ideológicos. Un 49% de la población estadounidense ocupaba el centro político en 1994, pero solo un 39% en 2014. Es decir, la superposición ideológica entre los dos partidos ha disminuido: el 92% de los republicanos hoy son más conservadores que el demócrata medio (64% en 1994), y el 94% de los demócratas hoy son más liberales que el republicano medio (70% en 1994). Otro elemento importante del estudio que acredita este proceso de polarización es el incremento de la actitud negativa de republicanos y demócratas hacia el otro partido. En 1994 el 17% de los republicanos y el 16% de los demócratas tenía una actitud muy desfavorable hacia la otra parte. En 2014, el 43% y el 38% respectivamente. Además, esta actitud negativa hacia el otro partido hace que muchas personas no solo vean de manera desfavorable las políticas del otro partido, sino que incluso consideren que son una amenaza para la seguridad del país. El 27% de los demócratas piensa que las políticas del Partido Republicano son una amenaza, mientras que un 36% de los republicanos piensa que lo son las políticas del partido demócrata. De hecho, según este estudio y también otros medios, la polarización puede comprobarse incluso en aspectos que conciernen a la vida diaria. Por ejemplo, aquellos que están en los extremos opuestos del espectro ideológico no están de acuerdo sobre el tipo de comunidad en el que prefieren vivir. Un 75% de los republicanos/conservadores prefieren vivir en una comunidad donde las casas son más grandes y están más separadas unas de otras, pero donde las escuelas y las tiendas están a varias millas de distancia, mientras que solo el 22% dice que elegiría vivir en una zona donde las casas son más pequeñas y más cercanas entre sí, pero donde las escuelas, tiendas y restaurantes están a poca distancia. Al contrario, las preferencias de los demócratas/liberales son casi exactamente las inversas: un 77% prefiere vivir en casas más pequeñas pero que están más cerca de las comodidades, mientras que solo un 21% opta por más metros cuadrados a más distancia de escuelas, tiendas y restaurantes. Una vez más estos datos contrastan con los porcentajes del total de encuestados, donde puede verse un reparto casi igual: un 49% prefiere casas más grandes, y un 48% prefiere que su residencia esté más cerca de colegios y comercios.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *