Cómo hacerle un Ta-Nehisi Coates a quien intenta hacerte un Cornel West. Primera parte

El domingo 17 de diciembre, The Guardian publicó un artículo del filósofo Cornel West con el siguiente título: “Ta-Nehisi Coates is the neoliberal face of the black freedom struggle”. En este artículo, Cornel West desarrollaba un comentario que había hecho casi un mes antes, en una entrevista en The New York Times. Allí, Cornel West afirmaba que Ta-Nehisi Coates era “el ojito derecho de la clase dominante neoliberal, tanto blanca como de color”. Ta-Nehisi Coates, a quien Toni Morrison considera el sucesor natural de James Baldwin, es uno de los intelectuales norteamericanos que ha adquirido más prestigio en los últimos años. Sus libros, The Beautiful Struggle, Between the World and Me y el reciente We Were Eight Years in Power, así como sus artículos periodísticos en The Atlantic, han hecho de él uno de los intelectuales más solicitados por los medios norteamericanos. Dado el carácter comprometido y progresista de la obra de Ta-Nehisi Coates, resulta sorprendente que haya sido precisamente él el objeto de una crítica tan vitriólica como la de Cornel West, también situado ideológicamente en el polo más progresista del espectro político.

El debate entre ambos fue breve: Ta-Nehisi Coates cerró su cuenta de twitter tras comprobar cómo su intento de defenderse de los ataques de Cornel West solo generaba animadversión hacia su persona y un estado de opinión marcado por la división. Coates, quien no es ajeno al debate a través de twitter, pareció no prever las consecuencias de la discusión que estaba protagonizando cuando decidió responder a los comentarios de Cornel West. Era difícil anticipar que representantes del nuevo nazismo norteamericano, como Richard Spencer, acabarían mostrando públicamente su apoyo a Cornel West, difícil anticiparse al muro que pareció de repente separar a sus defensores y a sus detractores. Los intentos de Ta-Nehisi Coates de mostrar que las acusaciones de Cornel West eran imprecisas fueron completamente infructuosos, no consiguieron atemperar el debate en lo más minimo. Ante esta evidencia, Ta-Nehisi Coates abandona twitter.

El objetivo de esta serie de entradas es defender la actitud adoptada por Ta-Nehisi Coates en el curso de su discusión pública con Cornel West. Ante un desacuerdo cruzado como este, como veremos, una de las posibles reacciones razonables pasa por abandonar de manera radical la discusión, aunque eso suponga cerrar una cuenta de twitter con millones de seguidores. Si la polarización no hace avanzar tu agenda política, y parece que ese es el caso de Ta-Nehisi Coates, entonces uno debe intentar minimizar el efecto que pueden tener desacuerdos como este.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *